×

Descripción general de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que podamos ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. La información de las cookies se almacena en su navegador y realiza funciones como reconocerlo cuando regresa a nuestro sitio web y ayudar a nuestro equipo a comprender qué secciones del sitio le resultan más interesantes y útiles.

Puede ajustar todos los ajustes de cookies mediante la navegación de las pestañas en el lado izquierdo.

Nombre de la cookieAceptar
Reglamento General de Protección de Datos - RGPD PRO Todo en 1 Este módulo ayuda a que el sitio sea compatible con GDPR al agregar las características que cumplen con la ley.
¡Precio rebajado! MICROBIOTA MUJER, 60 cáp. Ver más grande

MICROBIOTA MUJER, 60 cáp.

21,21 € Impuestos incluidos

-15%

Antes 24,95 €

Envío: 2 a 5 días

EQU3959

Desequilibrios en la flora vaginal.

Más detalles

Listo para servir

Ficha técnica

Sistemas CorporalesSistema Reproductor
FunciónFemenina
FormatoCápsulas
Principio baseLactobacillus acidophilus

Más

Las infecciones vaginales son causa o consecuencia de un desequilibrio de la microbiota vaginal. La mucosa vaginal está formada por microorganismos que constituyen un verdadero ecosistema dinámico y hormonodependiente.

La microbiota vaginal está constituida por diferentes especies bacterianas donde destacan los Lactobacilos, bacterias Gram+ anaerobias que llevan a cabo fermentaciones lácticas, creando un ambiente ácido en la vagina de la mujer en edad fértil.

La microbiota vaginal se va modificando a lo largo de la vida de la mujer, pasando por diferentes etapas, todas ellas controladas por la actividad endocrina, que van a condicionar la estructura y el medio de la cavidad vaginal.

El inicio de la pubertad se ve marcado por la producción de estrógenos, lo cual provoca un cambio característico en el espesor del epitelio vaginal y en la secreción del exudado rico en nutrientes, lo que facilita la colonización de Lactobacilos. El metabolismo de estas bacterias genera ácidos orgánicos y peróxido de hidrógeno, que ayuda a eliminar la contaminación vaginal de otros patógenos potenciales.

El embarazo induce una inmunosupresión que podría desarrollar la proliferación de bacterias patógenas; este efecto se ve compensado por la disminución del pH vaginal, debido al aumento de la secreción de nutrientes y como consecuencia el crecimiento de Lactobacilos, sobre todo durante el tercer trimestre.

En mujeres posmenopáusicas, con el cese de producción de estrógenos y progesterona, se produce una disminución del exudado vaginal y de los nutrientes. Como consecuencia la densidad microbiana disminuye en un 1% en comparación con el periodo fértil. Por este motivo la microbiota vaginal durante esta etapa es más vulnerable a sufrir cambios en la salud vaginal.

La función principal de la microbiota es proteger frente a la colonización y proliferación de microorganismos patógenos. Para mantener este equilibrio se desarrollan una serie de mecanismos:

  • Inhibición de la adherencia a la mucosa vaginal.
  • Competición por los nutrientes.

 

  • Producción de sustancias antimicrobianas:
    • Ácido láctico.
    • Mantenimiento del pH vaginal ácido.
    • Peróxido de hidrógeno (H2O2).
    • Péptidos antimicrobianos (bacteriocinas).
    • Inmunomodulación.
    • Congregación con los patógenos.

 

El uso de probióticos tiene interés en el mantenimiento de la salud de la microbiota vaginal tanto como coadyuvante, como sustituto del tratamiento antimicrobiano convencional, o en el tratamiento de las patologías recurrentes, especialmente en vaginosis bacteriana, candidiasis vaginal e infecciones urinarias. Hay estudios que demuestran que las bacterias patógenas productoras de estas patologías necesitan anidarse en la mucosa vaginal, hecho que se ve dificultado si la microbiota se encuentra en equilibrio. Otros estudios demuestran que la colonización de la vagina por Lactobacilos productores de peróxido de hidrógeno reduce la presencia de infecciones vaginales; en concreto con el uso de probióticos con cepas bacterianas de L. casei y L. rhamnosus.

Estudios clínicos controlados con placebo aportan el mayor grado de evidencia científica en cuanto al beneficio de los probióticos como coadyuvante al tratamiento de selección. Se ha demostrado que mejoran las tasas de curación y regeneran las poblaciones de la microbiota vaginal. Un ejemplo de ello es que la cepa probiótica de Lactobacillus rhamnosus es capaz de inhibir el crecimiento de bacterias patógenas.

En otros estudios clínicos controlados con placebo se obtuvieron resultados que demuestran la reducción de las infecciones recurrentes en las mujeres tratadas con antibióticos y probióticos. El uso de probióticos durante 3 meses después de un tratamiento que ya es asintomática, disminuye las recurrencias de la enfermedad. Se concluye que, por lo general, en las disbiosis vaginales se produce una disminución de la concentración de Lactobacilos a favor de los microorganismos anaerobios, demostrando o reforzando la eficacia de los probióticos en el tratamiento de estas enfermedades. Los probióticos restablecen la concentración de Lactobacillos que forman parte de la microbiota vaginal, restaurando las condiciones vaginales que impiden la colonización de otros microorganismos patógenos.

Se incorpora, como prebiótico, fructo-oligosacáridos (FOS) comportándose como “alimento” de las bacterias L. rhamnosus, B. lactis, L. acidophilus, L. casei, L. salivarius, favoreciendo su crecimiento. Tienen la capacidad de disminuir el pH y mejorar la absorción de otros nutrientes.

Composición

Actilight® 950P (Fructo-oligosacáridos (FOS)), 500 mg; mezcla de probióticos (maltodextrina de maíz (agente de carga), Bifidobacterium animalis spp lactis, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus casei, Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus salivarius) 2,5x1010 UFC/g, 100 mg. Excipiente tecnológico: estearato de magnesio (antiaglomerante), c.s.

Envoltura: agente de recubrimiento (hidroxipropilmetilcelulosa) y gelificante (goma gellan).

*Se utilizan cápsulas gastrointestinales DRcaps™ que garantizan una mayor supervivencia de las bacterias por su paso por el tracto gastrointestinal. Ha sido especialmente diseñada para poder resistir la acidez gástrica y permitir la llegada de las bacterias al intestino delgado, lugar donde tienen un mayor efecto los probióticos. Un estudio clínico de las cápsulas DRcaps™ demostró que su desintegración sucede a los 52 minutos desde su ingesta hasta que llega al intestino delgado.

Modo de empleoTomar de 1 a 2 cápsulas al día, o según indicación de un especialista.
PresentaciónCápsulas.
PatologíaPiel (afecciones)
SistemaAparato Reproductor
Cantidad60 cápsulas gastrorresistentes de 720 mg.
Plantas / ComponentesFructoligosacáridos - FOS, Lactobacillus acidophilus
ÁreasMujer
FabricanteEquisalud
Los productos aquí mostrados son suplementos nutricionales según lo establece la Directiva Europea 2002/46/CE sobre complementos alimenticios.  Los suplementos alimenticios no tratan de sustituir una dieta equilibrada y variada, únicamente se presentan con el fin de complementar la ingesta de nutrientes de una dieta normal. La información descrita sobre los ingredientes puede no estar relacionada con el efecto final o los beneficios que este pueda realizar. Tampoco tratan, previenen, diagnostican o curan ninguna enfermedad, hechos atribuibles a los medicamentos, según define la Directiva Europea 2004/27/CE, de 31 de marzo, del Consejo y del Parlamento Europeo sobre medicamentos. Los productos no deben utilizarse como sustituto de una dieta o medicación y deben estar fuera del alcance de los niños. El consumo de los productos debe ser controlado por un profesional, ante cualquier duda, siempre consulte a su médico

Productos relacionados :